Seleccionar página

Los deepfakes se han convertido en una forma excepcional de ‘revivir’ personajes históricos empleando las últimas novedades en tecnología. Nada tienen que ver con los montajes, de todo tipo, que se realizaban en los laboratorios de fotografía y vídeo casi de forma artesanal. La inteligencia artificial ha tomado el relevo y ha conseguido traer de vuela a Lola Flores, uno de los iconos de la España del siglo XX, en un anuncio de Cruzcampo.

A diferencia de lo que le ocurrió a González de Laya, ministra de Economía, cuando utilizaron su voz para crear un deepfake dando la enhorabuena a Bin Laden. Esta ocasión el resultado es mucho más simpático y nada tiene que ver con una suplantación de identidad.

Los deepfakes creados a base de inteligencia artificial requieren de un entrenamiento bastante complejo que alimente los algoritmos desarrollados por las compañías especialistas en esta rama. Solo con una buena base de datos y mucho tiempo se consiguen resultados satisfactorios que se asemejen a la realidad.

«Conseguir la voz, el rostro y los gestos de la artista que todos tenemos tan presentes, ha supuesto un reto técnico para el que han sido necesarias horas y horas de material audiovisual», han informado desde Cruzcampo. Un banco de más de 5.000 imágenes de la artista y un proceso de composición y posproducción muy complejo que ha durado meses.

«Tras esto, comienza un proceso casi quirúrgico en el que dicha secuencia se implementa sobre el rostro de una actriz, aplicando la morfología craneal de Lola, resaltando facciones como los ojos, las cejas, la textura y color de la piel…», han comentado Juan Pedro Moreno y Javier Senovilla, directores creativos del anuncio. «Todo ello en una imagen en movimiento, con giros y cambios de perspectiva, unido a que la calidad de imágenes de Lola son de los ochenta y noventa, supone todo un reto técnico».

Así se hizo el deepfake de Lola Flores para Cruzcampo

Y, por si eso fuera poco, la compañía ha contado con la colaboración directa de sus hijas, Lolita y Rosario Flores, que han «asesorado y participado para darle forma hasta llegar al resultado hiperrealista» que podemos ver en el anuncio. Cada una de las facetas faciales y vocales, una vez generadas mediante inteligencia artificial, han sido supervisadas por las dos hijas.

Otros deepfakes recientes que han saltado a la luz pública, además del caso de González de Laya, tiene que ver con el dictador Franco. En este caso, se empleó la inteligencia artificial para recrear la voz de Franco para el programa de podcast XRey, que narra la vida de Juan Carlos I y dio el pistoletazo de salida a las producciones exclusivas de Spotify en España.

Lola Flores recreada con inteligencia artificial

En los casos de deepfakes en los que están involucrados algoritmos, el entrenamiento es la clave del éxito. «Las herramientas más refinadas tienen inteligencia artificial incorporada, son capaces de aprender de una voz y de sintetizarla», comentó a OMICRONO Hervé Lambert, jefe de operaciones de consumo global de Panda Security.

En el caso del anuncio de Cruzcampo con Lola Flores se añade además el ingrediente de vídeo. Un proceso todavía más complejo donde existen factores delicados a tener en cuenta para dotar de más realismo. Como por ejemplo la adaptación de la voz con la forma de vocalizar.